La granada, la fruta de la salud

La granada es una fruta propia del otoño con gran poder antioxidante.

La granada es una infrutescencia, fruto de un árbol llamado granado que alcanza hasta cuatro metros de altura, de la familia de las Punicáceas; pequeña familia de árboles y arbustos, cuyos frutos tienen semillas prismáticas y rugosas.

La fruta posee una piel gruesa de color escarlata o dorada con tono carmesí en el exterior y una gran cantidad de semillas internas rodeadas de una jugosa pulpa de color rubí. En oriente es considerada como un símbolo del amor y de la fecundidad y sus virtudes han sido difundidas por poetas tan conocidos como García Lorca.

Las granadas se conservan a temperatura ambiente durante varios días. Si no van a ser consumidas inmediatamente, se deben mantener en el frigorífico, donde se conservarán unas 3 semanas. Los granos separados se pueden congelar fácilmente.

La granada es una fruta rica en vitamina C, proporcionando al organismo el 16% aproximadamente de las necesidades diarias por cada 100 ml. Es también una fuente de vitamina B5 (ácido pantoténico), fenoles naturales, potasio y vitaminas E, A y ácido fólico.

Para incluirla de manera natural en tu dieta puedes tomarla en: macedonias de fruta, mezcladas con yogur, en batidos y zumos o en ensaladas variadas (puedes incluir las semillas). Además es perfecta para acompañar asados de carne (en salsa) y para postres dulces.

La granada se dice que tiene muchas propiedades que ayuda a:

  • El control de peso
  • Disminuir el riesgo de una enfermedad cardíaca
  • Disminuir el riesgo de cáncer- especialmente el de próstata, seno y pulmón
  • Disminuir los síntomas de diarrea
  • Reducir el colesterol
  • Combatir el daño a las células
  • Prevenir la enfermedad de Alzheimer
  • Proteger la dentadura
  • Proteger el cerebro neonatal
  • Prevenir la osteoporosis

Ayuda a tu cuerpo y consume la granada. Te harás un gran favor así sea tomándote su jugo o chupando las semillas. Con todos los beneficios de la granada, ¿por qué privarte de ellos?

 

 

MERMELADA DE MANDARINA AMARGA

Qué mejor manera de empezar el día con un buen desayuno acompañado de una mermelada casera, de mandarina amarga, y si encima la hemos hecho nosotros, la satisfacción mucho mayor.

Desde el porche divisamos árboles de mandarinas, son amargas porque aún no las hemos injertado, así que pensé, ¿cómo aprovechar estos frutos?, porque a nadie le amarga un dulce ¿no?.

Aquí os dejo la receta que he utilizado:

Ingredientes

  •  500 gramos de mandarinas peladas
  •  La piel rallada de una mandarina
  •   El jugo de medio limón
  •   250 gramos de azúcar

Preparación

Pelamos las mandarinas. Quita también la piel blanca de los gajos y las pepitas si las tuviera. Como la mandarina es amarga, no es necesario echarle la piel rallada.

Ahora lleva todo a la olla y añade el jugo de limón y el azúcar, lo normal es añadir entre el 45 y el 65% de azúcar por el peso de esta fruta. Hay a quién le gusta batirlo todo antes para que quede más fina, pero yo prefiero que se vean los trozos.

Pero tú mismo puedes ajustar las medidas como desees.

Pon a calentar la olla a fuego medio y ve removiendo para que no se pegue el contenido. La cocción dura aproximadamente 30 minutos, de todos modos ve probando la mermelada para ver si está a tu gusto.

Deja reposar la mermelada 15 minutos.

Después, viértela a unos tarros previamente esterelizados.

Para la mejor conservación de la mermelada de mandarina, recuerda cerrar bien el bote y hervirlos en agua y boca abajo durante 20 minutos. De este modo se mantendrán en buenas condiciones durante más tiempo.

Es tan fácil que cualquiera puede hacerla y el resultado es delicioso y si además la almacenamos en unos botes bonitos ni os cuento. Aquí os dejo una idea de etiquetas que podéis descargar aquí.

mermeladas-varias-imprimibles